domingo, 5 de julio de 2009

Reciclaje


He comprendido que, a fin de cuentas, todos somos vulnerables ante los convencionalismos mediocres. Hace años que intento ser un poco más alternativo a la hora de tomar decisiones y elegir caminos, formas, modos... pero siempre termino cometiendo los mismos errores, repasando los mismos desengaños y perdiendo vilmente las mismas cosas. Y qué puedo decir de la sensación que uno percibe en todo el cuerpo cuando se aproxima una pérdida inevitable, ese pesar que hace que nos despidamos anticipadamente de todo eso que va a dejar de existir pronto. La angustia que toda esa situación causa, las molestas crisis de ansiedad y los consecuentes actos de autodestrucción que implican. De qué sirve tanta experiencia si al final siempre termina mal. Y pasa el tiempo y uno se vuelve cada vez más ridículo al actuar, más cínico y a veces hasta penosamente patético. Y al final, el sobreponerse a la adversidad solo es para evitar el que dirán, porque bien podría aceptar con miserable resignación la confortable pena acompañada de su cobarde autocompasión. Pero siempre soy un poco más "optimista" que eso y vuelvo a intentarlo de algún otro modo. Levantarse para seguir cayendo, dicen. Todo mundo se queja de que soy una persona que se queja mucho, pero nadie se da cuenta que todos somos igual de quejumbrosos. Y entonces al proceso de retomar el camino se le resta lo que comúnmente se conoce como apoyo moral, porque de principio a nadie le importa realmente si te está cargando la chingada. De tal manera que, los momentos difíciles para uno pasan desapercibidos para los demás. Inevitablemente comienza el proceso de descartar individuos de nuestra vida... es triste cuando las personas se convierten en un lastre del que debes deshacerte. Es más triste comprender que uno mismo, es un lastre del cual ya muchas personas se han deshecho. Y el mundo se convierte en un basurero, en cuya inmensidad estás perdido. Y todos somos desechables, por voluntad propia o ajena. Y no hay necesidad de ser hipócritas. No necesitamos tantos amigos, ni a tantas personas especiales. Con nuestro déficit de atención, con que trabajo podemos prestar atención a los más cercanos. Y yo sé que he permanecido en el limbo últimamente, que no me entrego al 100% a nada de lo que hago, que siempre estoy distraído. Posiblemente la mayor parte del tiempo estoy evadiendo responsabilidades, porque estoy en contra de una vida convencional y cuadrada. Y sé que gran parte de esas cosas que evado en mi vida, tienen que ver contigo. Porque soy un idiota y prefiero pasar mi tiempo solo a estar contigo. Y ahora sé que me estás dejando porque te has dado cuenta que también soy desechable. Que el amor conmigo, tiene un período de caducidad muy corto y no dura para siempre como en las películas. Sexo sin amor, sin luz y sin color una vez a la semana. Vas a deshacerte de mí. Y probablemente para estar con alguien más, porque así es la vida. Y yo no voy a hacer nada, porque así soy yo. Tú ya has visto toda la basura que hay en mí. Siempre habrá alguien mejor.

4 comentarios:

Gelia dijo...

Pero asi me gustas @.@! yo si te daba -3-

Es el sueño sorry =(

[•HännåKã®ü§ha•] dijo...

Ok... raro pero cierto, estaba por irme a dormir cuando mandaste el link. No puedo decir más que: Sé exactamente... u_u

la chica de los ojos tristes dijo...

Si no existieran los momentos más bajos no conoceríamos el éxtasis de nuestra existencia. Está bien darse cuenta de todo lo que hay.
Pero todo pasa...
sé feliz. :)

Marianizada...(¿?) dijo...

Siempre... por alguna extraña razón me encuentro en alguna de tus líneas...
y no es porque me sienta importante para que escribas y me escondas entre lineas jajaja se que no es asi...
me encuentro porque hay algo de esa verdad k cuentas en mí... me identifico pues! xD
quizás esa sea la razón por la que me gusta leerte...
en fin, yo asi lo quiero :)