lunes, 19 de octubre de 2009

Juego de poder


Estamos abogando por la idea de un nuevo orden en el mundo. Hemos aprendido a vivir en austeridad y a volvernos conformistas. A aceptar y adaptarnos para sobrevivir, para evolucionar si es necesario. Somos expertos en tolerar injusticias. La tristeza en nuestra mirada es el pan de cada día, las sonrisas fingidas durante el festejo. Celebramos 200 años de nada. Celebramos para olvidar nuestras penas. Si nos va peor, nos tranquilizamos y pensamos que todo va a estar bien después. Nos vamos de compras para llenar el vacío en nuestras vidas. Nos endeudamos y lo pagamos todo a crédito y aún así llegamos a pensar que le llevamos ventaja a nuestros proveedores de basura, cuando no estamos obteniendo ningún beneficio o ganacia. Somos devotos pero no creemos realmente en nada, pues la fé también es fingida. Estamos rentándolo todo, porque no tenemos nada. Pero en realidad nos están cobrando por todo lo que de por sí nos pertenece. Estamos en los extremos, tratando de disimular el alto contraste... tratando de fingir que no somos pobres, queriendo ser de "sociedad"... queriendo vivir como la televisión nos dicta: Poder adquisitivo, un buen departamento, muebles bonitos, decoración vanguardista, ropa de diseñador, american express, un auto decente, una novia hermosa que puedas lucir, amigos atractivos, fiestas, playa, hoteles, viajes, cenas, primer mundo. Somos el sueño de cualquier timador. Vivimos nuestra vida cotidiana entre la publicidad, las falsas garantías de créditos imaginarios y los sueldos bajos. Somos consumidores. Somos superficiales en el fondo. Somos los nativos que han perdido la identidad cultural, la cruza de razas, el perro corriente... los chicos wannabe, los spanglish guys, los fucking wetbacks, goddamn beaners, los jardineros, los sirvientes, el patio trasero de un país que no es el nuestro. Estamos quejándonos de todo porque no nos tocaron migajas. Estamos muy enojados. Pero nos tienen, nos conquistan de nuevo con una pequeña muestra de atención o reconocimiento. Nos controlan porque somos muy ingenuos, porque hemos crecido bajo un orden rancío, con la educación caduca que brinda el estado, porque nuestra edad mental no fue estimulada correctamente. Porque para nosotros es más importante el dinero y todo lo que tiene que ver con él. Y los que tienen un poco más, se creen mejores personas. Todo está tan mal distribuído. Vivimos en un absurdo... odio, separatismo de razas, de clases, género, de todo. Todo está ordenado por categorías... y nosotros somos la más baja. Cuando nos dejan caer las malas noticias, desvíamos la atención hacia cosas más simples (fútbol, fechas célebres, televisión, etc) y fingimos que todo va a mejorar en algunos dias. Nos han criado para ser cobardes, aparentar que somos fuertes y que nos vale madres todo. Pero somos pequeños y tenemos miedo. Y quien tiene el poder nos amedrenta, nos intimida con todos sus recursos disponibles... y nosotros, individualmente, somos tan frágiles. Y no sabemos que hacer, aunque todos sabemos que no falta mucho para que las cosas cambien. Somos bombas de tiempo. Y el valiente vive hasta que el cobarde quiere.

1 comentario:

Mauz dijo...

Soomos conformistas
esa es la realidad!
si nos damos cuenta
la gent que no se detiene
& prefiere Renovar antes ke morir
estan mas lejos que los que teemen
tomar una desicion & cambiar
sus ideas!
vaya si ke son conservadores!

saluditos!